in ,

No culpes al karma de Laura Norton

…de lo que te pasa por gilipollas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
¡Comparte este artículo!

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas es una de las novelas románticas más divertidas  y refrescantes de Laura Norton, con una historia que engancha, llena de líos y de personajes carismáticos que te alegrarán hasta los días mas tristes.

Reseña de No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas
Analizamos el éxito de Laura Norton © Picaronia.com

Los personajes de No culpes al karma

Sara Escribano es una mujer de treinta años con algo de mala suerte y bastante cabezota –razón que le hará tener numerosos quebraderos de cabeza–, que intenta sobrellevar su pequeño negocio de plumas en una época de crisis que parece azotar a cualquier comercio.

Y, a pesar de que todo gira en torno a nuestra protagonista, esta original novela de No culpes al karma estará llena de personajes secundarios para llenar la trama de líos y situaciones divertidas. Roberto es el novio de Sara, es arquitecto y ha tenido que irse un año a París por motivos laborales. Lu es la joven hermana de Sara, es una chica alocada que trabaja como modelo y piensa casarse con Aaron, un famoso cantante de rock y antiguo amor de Sara que reaparecerá en su vida para poner su mundo patas arriba. Y si a esto le sumamos a los padres de la joven, cuya madre parece tener un amante y su padre, deprimido, decide que quiere vivir la vida loca, las risas estarán aseguradas en todo momento. Y eso sin nombrar a Eric, el amigo vikingo de Roberto, que te sacará más de una carcajada con su español mal hablado.

La protagonista de No culpes al karma sobrevive en su negocio rodeada de plumas
Las plumas serán la materia prima para el trabajo de Sara

La trama de No culpes al karma

Sara es una joven que, en plena crisis, intenta sacar adelante su propio negocio. Un negocio en el que las plumas y su talento son los ingredientes principales. Y es que, a pesar de haber terminado su carrera de química e intentar estudiar unas oposiciones, Sara se dio cuenta de que lo que realmente quería ser era plumista, como su abuela. Por ello, decidió instalarse en su casa para reabrir el negocio. Una casa en la que vive sola, disfrutando de mucha paz y tranquilidad.

Así que, con su pequeña empresa intentando sobrevivir en plena crisis, la joven mantiene una relación a distancia con su novio Roberto, el cuál siendo arquitecto, ha tenido que irse un año entero a París. Pero pronto regresará y la joven está deseosa de volver a pasar más tiempo con él. Sin embargo, todo su mundo se pondrá patas arriba cuando su hermana Lu, de tan sólo 17 años, aparezca un día diciendo que está enamorada y que se va a casar con un tal Aaron, el cuál resulta ser el gran amor de la infancia de Sara.

Aaron es uno de los personajes de No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas
Aaron, el antiguo amor de Sara, reaparecerá en su vida reconvertido en cantante de rock

Y, por si fuera poco, los padres de Sara parecen estar en plena crisis, ya que su madre tiene un amante y su padre, deprimido, decide instalarse con Sara por un tiempo. Así que, entre líos y más líos, la casa de Sara terminará pareciendo más un hotel que un hogar. Y para colmo, su querido y amado negocio parece ir de mal en peor…

Conclusiones finales de No culpes al karma

Laura Norton nos trae un original cóctel que lleva de todo, especialmente líos y malos entendidos que le harán pasar de todo a nuestra protagonista. Todo ello aderezado con el característico humor de la autora para hacer de esta novela romántica, una comedia de lo más original y divertida.

Ya va siendo hora de que hagas lo que te salga del coño y preguntes menos, digo yo.

Uno de los aspectos más positivos de la novela la sencillez de su narración, lo que sumado a unos personajes muy carismáticos, un buen ritmo y a unas situaciones de lo más surrealistas, consigue su principal objetivo: el de divertir y entretener al lector.

Sara necesitará plumas de flamenco en No culpes al karma de lo que pasa por gilipollas
El zoo de Madrid y los flamencos también tendrán su momento en la novela

En definitiva, No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas es una novela perfecta para amenizar y sobrellevar esa vuelta a la rutina que tanto nos cuesta. Así que, tanto si eres de los que prefiere leer en papel o de los que no se separa de su ereader, te recomendamos la lectura de esta novela.

Cuéntanos que te ha parecido. ¿Habéis leído alguna novela de Laura Norton?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
¡Comparte este artículo!

2 Comments

Deja tu respuesta
  1. A mi me gustó mucho también, es ideal para cuando te apetece una lectura ligera y con toques de humor..lo que me reía con los padres de Sara!
    Besos !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sueña conmigo, Peter Pan de Alex García

Sueña conmigo, Peter Pan de Alex García

Hablamos con... Alex García un autor

Hoy nos visita Alex García un hombre muy tenaz