in

Las sagas en la erótica ¿Cansan o enganchan?

¿Demasiadas sagas eróticas en el mercado literario?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
¡Comparte este artículo!

Si en un pasado artículo abordábamos las sagas en la literatura romántica, hoy nos adentraremos en el mundo de la novela erótica. Y es que no nos cabe duda de que la presencia de las sagas en la erótica se ha convertido en una auténtica tendencia. Pero, ¿se está abusando de ello? Hablemos un poco más sobre todo esto.

Hablamos de las sagas en la erótica
Las sagas en la erótica. ¿A favor o en contra?

Las sagas en la erótica

El éxito de la famosa trilogía 50 sombras de Grey abrió la veda a un mundo literario que hasta entonces había permanecido en la sombra. Sin embargo, a pesar de que la literatura erótica no era algo nuevo, ayudó a visibilizarla para convertirse en una temática más leída. Algo a lo que también ayudó el éxito de autoras españolas como Megan MaxwellPídeme lo que quieras-, Lena Valenti –Amos y Mazmorras– o Elísabet Benaventsaga Valeria. Y, no son las únicas, pues cada vez son más los autores que intentan hacerse un hueco en un mundo tan competitivo como el de este género.

Betacoqueta y las sagas en la erótica
La saga Valeria, de Elísabet Benavent

Dentro de las sagas eróticas, hay algunas que han alcanzado gran éxito, como la anteriormente mencionada saga Valeria de Betacoqueta o la bilogía Adivina quién soy de Megan Maxwell, recientemente reseñada en este medio.

Sin embargo, también puede percibirse cierto abuso al intentar alargar el éxito de sagas, como ocurre con Pídeme lo que quieras. Una serie que, si bien en un principio iba a constar sólo de tres volúmenes, se ha ido alargando de tal manera que pronto incluso contaremos con una novela titulada Yo soy Erik Zimmerman, que viene a ser la misma versión de la historia contada por el propio protagonista masculino  -como ya hicieron con la novela Grey-.

Megan Maxwell y las sagas en la erótica
La saga Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell

Pero por otra parte, la literatura erótica también se diversifica abarcando otros campos, como el policíaco o detectivesco para crear híbridos llenos de intriga y misterio, como ocurre en la saga Amos y Mazmorras de Lena Valenti o en la bilogía La droga + dura de Anny Peterson. Y no sólo eso, pues también podemos ver su incursión en los géneros paranormal y de fantasía, algo que ocurre en series como Una corte de Sarah J. Maas o La hermandad de la daga negra, una saga de J. R. Ward protagonizada por vampiros.

Lena Valenti y las sagas en la erótica
La saga Amos y Mazmorras continúa cosechando un enorme éxito

El éxito de estas y otras novelas demuestra que, al menos por el momento, está resultando ser una fórmula de gran éxito. Lo único malo es que la espera entre un volumen y otro puede llegar a hacerse eterna. Afortunadamente, la oferta literaria es tan amplia, que podremos encontrar sin problema decenas de sagas ya terminadas -o a punto de hacerlo- entre las que poder disfrutar  de su lectura sin miedo a tener que afrontar esa amarga espera.

Y vosotros, ¿estáis a favor o en contra del auge de las sagas en la erótica?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
¡Comparte este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sorteamos un libro de El infierno en tus ojos de Patricia A. Miller

Sorteamos un libro físico de El infierno en tus ojos

Reseña Persiguiendo a Silvia

Persiguiendo a Silvia, de Elísabet Benavent