¡Comparte esto con tus amigos!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Cuando se genera un hábito lector, es bastante común terminar desarrollando preferencias y manías a la hora de leer. Pero, a pesar del gran abanico de posibilidades y de que cada persona es un mundo, existe una serie de predilecciones en la lectura que parecen coincidir en la gran mayoría. Conozcamos cuáles son.

Hablamos de las preferencias en la lectura y las manías lectoras
Hablamos sobre las manías lectoras en © Picaronia.com

Lugares favoritos para la lectura

Lo cierto es que gran parte de los lectores suelen decantarse por elegir lugares tranquilos para disfrutar de sus lecturas, como la cama o el sofá. Los más afortunados, incluso, cuentan con su propia sala de lectura poder vivir cientos de experiencias literarias.  Sin embargo, también hay quien prefiere salir de casa para leer al aire libre, ya sea en la playa, en el parque o en un bar en el que poder tomar algo mientras se sumerge en su lectura.

Un buen plan es disfrutar de una buena lectura tumbado en la cama
Leer tumbado en la cama puede convertirse en un hábito lector muy placentero

Y es que, cuando de preferencias se trata, las opciones son infinitas. Pero, ¿qué pasa cuando el buen tiempo no acompaña? Es entonces cuando el clásico sofá-peli-manta se reinventa para convertirse en sofá, libro y manta con la que resguardarte del frío a la vez que disfrutas de un chocolate caliente. Y si encima tienes una ventana cerca para ver la lluvia, la experiencia literaria será aun mejor.

Es precisamente en los días de invierno, cuando el merchandising literario toma un mayor protagonismo, ya sea con un té literario o con una vela literaria que te sumerja en los mundos de lectura. Y es que leer al calor de una vela mientras tomas una bebida té o chocolate caliente puede convertirse en toda una experiencia premium para los grandes amantes de la lectura.

Una manía lectora puede ser tomar siempre una bebida mientras lees
¿Quieres un té mientras disfrutas de la lectura?

Los ruidos en la lectura

En cuanto a los ruidos, ya hay quien se ha acostumbrado a ellos y no le molestan, sobre todo aquellos que debido a una vida ajetreada han tenido que habituarse a leer en los transportes públicos por falta de tiempo. Sin embargo, lo cierto es que muchos necesitan silencio para poder concentrarse en sus lecturas. Algunos incluso optan por poner un hilo musical de fondo con el que relajarse y desconectar del ruido exterior.

Precisamente, aquellos que buscan el silencio suelen decantarse por la tranquilidad de la noche para leer o incluso empiezan el día disfrutando de la lectura de un libro. Y quién tenga la suerte de tener la playa cerca, aprovechar los meses de invierno para pasear por ella y leer un poco puede ser una excelente opción.

Otras manías lectoras

No poder dejar el libro hasta terminar el capítulo es otra manía lectora bastante común, aunque puede convertirse en algo tedioso si la novela en cuestión posee capítulos demasiado largos.

Pero hay una que se está convirtiendo en una auténtica tendencia gracias a los bloggers literarios y booktubers. Hablamos de es la de señalar con post its aquellas citas especiales y pasajes que llaman la atención. Una manía que sólo puede hacerse si tienes la oportunidad de tener el libro en papel, pues en cualquier otro formato, el resultado no será el mismo.

Hasta aquí algunas de las preferencias en la lectura más comunes. Y ahora, confesad. ¿Cuáles son vuestras manías lectoras?

¡Comparte esto con tus amigos!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Hosting

¿Quieres dejar tu opinión?

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, introduce tu nombre aquí